5 Reglas de Oro para un test de comunicación
10 Septiembre 2014

5 Reglas de Oro para un test de comunicación

Con presupuestos reducidos y un mercado a hierro y fuego, los anunciantes saben hoy que no hay margen para errores en sus inversiones en comunicación.

Y una de las herramientas principales para garantizarlo es comprobar su comunicación antes de lanzarla a los consumidores.

No obstante, existen ciertas reglas de oro en este proceso que se deben respetar ya que si se las salta, aunque solo sea una de ellas, se distorsionará el resultado y no representará la verdad. En la página siguiente resumimos las que creemos que son las cinco reglas de oro en un test de comunicación.

Regla #1: Hacer las preguntas correctas en el orden adecuado

Hacer las preguntas correctas del modo adecuado y en el orden lógico es el secreto para una buena encuesta. Hacer preguntas innecesarias o presentarlas de forma confusa aumenta el riesgo de cansancio, resistencia o falta de calidad en la participación de los encuestados. Otro punto sagrado es el orden de las preguntas, que garanticen la lógica de la encuesta. Si no se respeta este punto puede suceder que el encuestado tenga acceso a la información antes de tiempo, lo que condicionará sus respuestas.

Regla #2: Hablar con las personas apropiadas

Hablar con las personas apropiadas es otra regla de oro en este proceso, ya que solo así se pueden extrapolar los datos como representativos del universo a quienes se destina la comunicación que se está evaluando. Además, la muestra debe contemplar la dimensión necesaria para incluir los diferentes perfiles del universo en estudio para conferir representatividad y seguridad estadística a los datos obtenidos.

Regla #3: Presentar la comunicación como será en el futuro.

Evaluar piezas de comunicación presupone reproducir para los encuestados una experiencia futura. Para evaluar de forma realista las piezas de comunicación, estáticas o dinámicas, deben presentarse de la misma forma en que se experimentarán en el futuro.

Por eso es una regla de oro usar siempre las mismas piezas y no sustituirlas por versiones preliminares o imágenes de menor calidad, por ejemplo sonido o imagen, que puedan  reducir su impacto o su comprensión.

Regla #4: Garantizar siempre la calidad de los datos

A pesar de que a veces se desvaloriza a la hora de realizar un estudio, el Control de Calidad es un proceso absolutamente esencial que separará el trigo de la paja y garantizará la calidad de los datos finales. El Control de Calidad se debe implantar desde el inicio  y durante toda la recogida, no sólo al final. Algunas medidas de este proceso incluyen monitorizar incoherencias entre respuestas, el tiempo medio de respuesta, respuestas en línea, tipo de respuestas en preguntas abiertas, entre otras.

Regla #5: Analizar bien para decidir bien

Una vez garantizado el control de calidad, es la capacidad de interpretación de los datos la que permite cerrar este ciclo.

Solo con un análisis profundo y estructurado podremos calcular de forma segura y verdadera los niveles de agrado y satisfacción, comprensión del mensaje, su impacto, adaptación a la marca o intención de probar o comprar, de una determinada pieza de comunicación.